Tener siempre claro que queremos comunicar y cómo queremos hacerlo. 

Aprendamos a hacer preguntas, existen las preguntas abiertas y las cerradas, tratemos de no usar las cerradas en ventas, podemos correr el riesgo de que nos digan que no, mejor construyamos sobre las preguntas abiertas. Son elementos que siempre debemos tener en cuenta adicional a la buena comunicación, si quieren comunicarse bien con un compañero, un colaborador, no es prudente atenderlo tras un escritorio, mejor reunirse en un escenario que lo haga sentir cómodo y se pueda mantener una conversación. 

Hay personas que ponen barreras y debemos conocer algunas habilidades para romper el hielo, técnicas para sentirse más cercano. Normalmente a las personas nos gusta que nos hagan sentir bien, si alcanzamos esa confianza nos es más fácil conseguir lo que nos proponemos, sea vender, conseguir un cargo en una empresa, un favor, etc. 

Los espacios, la estética, el vestuario, el olor entre otros, son elementos que hablan por sí solos y debemos usarlos de manera adecuada para lograr la mejor comunicación posible. ¿Qué utilizamos para comunicar? Seamos siempre muy observadores, si lo volvemos una habilidad seremos siempre los mejores vendedores porque al observar nos damos cuenta  que está pasando en el ambiente, percibimos la comodidad o incomodidad de las personas y esto nos ayudará en los resultados o cierres.