Técnicas sencillas pero importantes para persuadir. 

La persuasión viene de la inteligencia, viene de usar las herramientas inteligentemente, con sutilidad y amor. Si yo quiero ser un tipo persuasivo y siempre hablo con la verdad, quiero vender una idea, pero demuestro que soy vulnerable y muestro mis defectos, ¿que genera eso? Confianza. Pero no nos enseñaron a eso, nos dijeron que debíamos ser fuertes y no mostrar debilidad, sin embargo, en los escenarios reales somos francos, sinceros y abiertos, estratégicamente nos volvemos personas persuasivas. 

 Cuando uno habla en tercera persona, no habla de “lo que yo hago” “lo que yo siento” “lo que yo soy”, ese ego no es bueno, en cambio cuando hablamos en tercera persona poniendo ejemplos de los demás, poniendo ejemplos de vida, enfatizando en que uno es el resultado de su equipo, de su familia, de lo que le rodea; en términos de persuasión eso gusta, la gente lo valora, genera confianza y ayuda mucho a vender. 

Quiero resaltar mucho un concepto “la voz”, la voz es el elemento más importante de la persuasión, si sabemos modular la voz, si sabemos en qué momento hablamos bajito o subimos el tono, comienza a tener sentido. Lo primero que tenemos que hacer es aceptarnos, usar el tono de voz correcto identificando la situación a la que nos estamos enfrentando.