Tener claras las características de nuestro producto e informarnos sobre nuestro cliente antes de vender. 

En las ventas debemos saber prospectar que es muy similar a segmentar, es decir mirar un posible cliente, cuando se hace una excelente prospección se tiene un excelente cierre. Informarnos acerca del cliente para lograr la venta, luego de esto debemos lograr presentarnos al cliente, lograr una cita o un espacio para presentar nuestro producto y posteriormente llegamos al cierre. 

Siempre debemos medir el terreno y generar confianza para saber cómo debemos actuar según el cliente o la circunstancia, a partir de la conversación saber qué preguntas hacer y estar preparados con los distintos métodos de ventas e identificar las ventajas y los beneficios de cada producto.

Los excelentes vendedores tomamos las características y las volvemos beneficios. Cuando vemos alguna necesidad en el cliente y que nuestro producto le ofrece suplir esa necesidad, debemos resaltar esas ventajas sobre las demás, las ventajas dependen de “la utilidad” y es importante que lo tengas en cuenta, un buen vendedor construye ventajas a partir de las necesidades.