Pensar siempre en lo que necesitan las personas y la organización.

El verdadero líder es el que lidera con el comportamiento, el comportamiento son valores en la acción. Si de verdad quieren liderar una empresa, una familia, su propia vida, deben reflexionar si están preparados para ello, si tenemos las habilidades suficientes. Hay diferencias importantes entre liderar y gerenciar, el gerente tiene que ver mucho con el tema de seguimiento, control y realización de métricas para administrativamente llegar a lo que se requiere.

 

Liderar en cambio, es donde se encuentra lo principal para la cultura organizacional y es importante tener humildad cuando se llega al poder, reflexionar sobre cómo quiero que me mire la gente y que es lo que necesita la organización.  

Nos han enseñado a aprender de izquierda a derecha y yo siempre digo ¿por qué no pensamos de derecha a izquierda? Primero ve al final de lo que quieres, de lo que deseas, de los propósitos que quieres conseguir y ahí si devuelvete y ahora si piensa que tienes que hacer para llegar allá. Pero comenzamos a caminar por la vida sin tener convicciones y propósitos claros, cuando tenemos claro que queremos no todo nos sirve, no nos sirven todos los amigos, todos los compañeros, todas las organizaciones.