Entender el amor propio identificando nuestros sentimientos para construir relaciones más sanas. 

Cuando uno está enamorado se vuelve ciego, sordo y mudo y el problema es que no nos enamoramos de nosotros mismos, pero sí de los demás, entregamos las llaves de nuestro corazón a otro y a veces dejamos que nos irrespeten, dicen que cuando estamos enamorados se generan los mismos químicos que cuando se consume alguna droga, por ello podría ser que se genere esa sensación de dependencia. 

Los seres humanos se mueven entre dos conceptos importantes que son el amor y el dolor. Nos acostumbramos a las personas y cuando las perdemos nos duele, ese dolor es el que debemos manejar para controlar la dependencia. El amor tiene que ver mucho con el servicio y el trato. Siempre debemos preguntarnos cómo tratamos a los demás, pero antes que ellos debemos entender y mejorar el trato hacia nosotros mismos porque no se les olvide, ¡uno no puede dar de lo que no tiene!

Si uno no se respeta, no se ama, es imposible hacerlo bien con los demás, los seres humanos somos incongruentes. Si no nos tratamos bien, no vamos a dar un buen servicio, el trato tiene que ver con algo muy hermoso y es “la actitud” que nos funciona para el trato con los demás.