¿Qué rol quieres asumir?

Hay un tema que yo por lo general lo traigo a acotación y es el tema del humor negro, esa línea linda cuando uno juega en ese doble sentido, que uno echa en el chiste un toque exótico, erótico pero respetuoso. La gente que sabe utilizar ese lenguaje wow, son unos excelentes comunicadores, usan los dobles sentidos pero con altura, lo hacen muy bien. 

En el ámbito de la comunicación existe un emisor y un receptor. Uno a veces tiene que jugar de emisor, y muchas veces uno juega de receptor, lo interesante de esto, y para que haya una excelente comunicación es que uno tiene que aprender a preguntar: aprender a formular preguntas, y en esa formulación de preguntas, uno saca la información deseada. 

Muchas veces uno no sabe formular las preguntas, y eso trae como consecuencia no recibir las respuestas que necesita o que espera, o puede distorsionarse en el camino. Entonces, es muy importante saber hacerlo, y ante esto hay 2 tips que quiero dejarles: 

Hay 2 tipos de preguntas: preguntas abiertas y preguntas cerradas.

Cuando uno hace preguntas abiertas, como las que conocemos que comienzan como: ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? Te permiten obtener mucha información y esa información obtenida la puedes ir centrando de acuerdo al propósito de la pregunta. 

El peligro de usar las preguntas cerradas es que a uno le pueden contestar: “sí” o “no” y esto puede llegar a limitar la información. Esta clase de preguntas cerradas son muy buenas para cuando tú quieres concretar algo, cuando quieres llegar al final de una conversación o una conclusión. Entonces es muy importante saber, en las distintas conversaciones que puedes entablar con tus jefes, tu pareja, las personas, ¿Qué es lo que quieres? cuestiónate ¿Para dónde vas? ¿Cuál es el propósito de la comunicación? sigo insistiendo en la importancia de saber ¿Qué rol quieres asumir?